El multiculturalismo futbolístico. De Lieja para el mundo.

Mientras el mundo futbolístico sigue tratando de entender el éxito belga en las eliminatorias para Brasil 2014, Waffles para todos se llamó a silencio. El mismo fue impulsado por la necesidad de la contemplación de los eventos de este ultimo año, Sucesos quizás iniciados con la victoria por 4-2 sobre Holanda.

Algo que realmente nos llama la atención es la tranquilidad de parte de la federación belga de fútbol, los jugadores e, inclusive, Marc Wilmots. La afición belga esta de fiesta, e intenta comprender y encontrar esa pasión necesaria para sumarse al plantel, con su aliento, en las campañas venideras. Sin Embargo, el entorno de los diablos rojos esta sumido en la calma. “No hemos logrado nada aún”, dijo Wilmots, antes del partido con Escocia. Es cierta su declaración, pero encierra el secreto que quisimos develar. Wilmots sabe que a Bélgica le esperan grandes cosas en los próximos 8 años, y que depende de ellos concretarlas.

Pero, ¿Cuando inició el cambio futbolístico en Bélgica? Desde aquel equipo del ’86, hasta la fecha, no contó con planteles competitivos (a pesar de clasificar a mundiales). El secreto Belga se remonta a la década de los ’70, con una prueba de su futuro éxito llevada a cabo por Francia en 1998.

Todos recuerdan a la selección campeona, ante el Brasil de Luis Nazario “Epilepsia” Ronaldo. Chicanas de lado, no se puede negar el talento de ese equipo, que, dos años después se consagraría campeón de Europa. Esa selección era discutida en su país, pero dio el ejemplo de lo que una selección, y una sociedad, multicultural debía ser. De los 23 jugadores, contaba con Origenes en Armenia, Algeria, Guadalupe, nueva caledonia, Argentina, Ghana, Senegal, Italia, las Guayanas francesas, Portugal, España, Martinica y el País Vasco. Otro dato no menor, y no obviado por la extrema derecha francesa, era la cantidad de jugadores musulmanes en el equipo. En la ultima década, Francia hizo todo lo posible por destruir lo logrado. Primero, al darle la conducción al astrólogo Domenech, enemigo de los Escorpianos. Luego, inmolando el proyecto multicultural desde inferiores. En 2011, Mediapart develó que la FFF estaba intentando instaurar un sistema de cuota limitante de jugadores con doble nacionalidad en las selecciones formativas francesas. La misma, pedía cortar la participación de Franceses descendientes de extranjeros al 30%. Los mismos franceses “de segunda” que escribieron la época más exitosa de Les Bleus.

la francia blanca y negra

la francia blanca y negra

¿Pero que tiene que ver esto con Bélgica? ¿Marouane Fellaini es belga? Si. Y no. Y no es el único nombre de peso, en la selección actual, que es descendiente de extranjeros. Estamos hablando de jugadores fundamentales en la idea y las bases de la selección nacional, no de “casos aislados” o llamativos. Fellaini, nacido en 1987 en Etterbeek, es hijo de padres marroquíes, al igual que Nacer Chadli (este ultimo llegó a participar de la sub-20 africana). Christian Benteke y Illombe Mboyo, nacieron en Kinshasa, capital de la república democrática del Congo, independiente de Bélgica desde 1960. También emigrante del Congo es el padre de Vincent Kompany, capitán de la selección. Moussa Dembèlè tiene padre de Mali, mientras que Kevin de Bruyne rechazo jugar en la selección inglesa, país de su madre. El padre de Axel Witsel es de Martinica, y Kevin Mirallas, mejor conocido como Kevin Antonio Joel Gislain Mirallas y Castillo, bien podría jugar para España.

En el año 2007, Bélgica entró en semifinales de la Euro sub-21, clasificándose así a las olimpiadas del 2008. En ese plantel estaban Mirallas, Fellaini, Vermaelen, Verthongen y Witsel entre otros. Nadie esta intentando detener el Multiculturalismo en la formación de los
equipos nacionales belgas, y esto es un acierto. Actualmente, Bélgica disputa su clasificación en el torneo europeo sub 17 (ganó 2, perdió uno). Ese equipo cuenta con el talentoso Zakaria Bakkali, Marroqui de nacimiento, Andy Kawaya (Sudafricano), el altamente buscado Charly Musonda Jr (hijo de Charles Musonda, internacional con Zambia) y Andreas Pereira (Belga-Brasilero). Es decir, Bélgica entiende el modelo de la Francia Multicultural como el ejemplo a seguir. Y hay que darles la derecha, porque el modelo dio resultados.

Bélgica, en sus raíces, esta formado por estados divididos, como Brabant, Flandes y Liege. Fue incorporado al Imperio Francés de Napoleón y regalado a Holanda, hasta la revolución e Independencia belga en 1830. A pesar de haber sido tratado como Colonia, entre 1880 y 1962, contó con colonias propias en África, particularmente el Congo Belga, Rwanda y Burundi. Es decir, un país dividido desde su inicio, y con ciudadanos provenientes de, casi, una decena de países. En los ’70s, se dio un éxodo Marroquí hacia Bélgica. Hoy, más del 10% de la población es de origen extranjero. Con este fenómeno, surgió el Islamismo, compuesto actualmente por un 6% de la población. A lo que apuntamos con esto es que Bélgica entiende que el fútbol puede ser la primer linea de debate. Cuando, en un equipo, un Marroquí, un Belga y un Congoleño se unen para defender algo superior a una bandera, el ejemplo fuerza a una sociedad a avanzar en conjunto. La obtención de la copa del mundo por Francia, fue un mensaje claro, que envió a ballotage a una nación y permitió el gabinete actual.

Bélgica, busca los mismos resultados, sostenidos desde la convicción que la unión es clave, y que la aceptación es un punto de partida. Más razones, entonces, para apoyar a los waffles multicolores en Brasil y Rusia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s