La mesa está servida

descorchemos

El 6 de diciembre, en Costa Do Sauípe, se dio el puntapié inicial del Mundial de Brasil 2014. Mucho se habló del fraude y la manipulación del sorteo, pero, seamos buenos, ¿hace falta un videíto pedorro sin muestras contundentes para sospechar de los manejos turbios de la FIFA? Además, ¿quién puede creer que estos expertos del trabajo en las sombras pueden exponerse de manera tan ingenua?

La cuestión es que el sorteo se hizo y, por obra de la justicia divina, del azar o de Joseph Blatter, a Bélgica le tocó un grupo que ni el propio Wilmots podría haber diagramado mejor. Primero, hay que agradecerle a Cafú, por sacar última la bolilla de Bélgica en el sorteo de cabezas de serie, ubicándonos en el grupo H. Después, el crack de Zizou, hizo honor a sus raíces y dejó para el final la bolilla de Argelia, que fue a parar al grupo H. La siguiente bolilla, vino de las manos de Fabio Cannavaro, esas mismas manos míticas que supieron levantar la copa en el 2006, y que ahora ubicaron a Corea del Sur en el grupo de Bélgica. El cierre, con el copón de los europeos, estuvo a cargo de Geoff Hurst, autor del gol fantasma que coronó a Inglaterra en 1966. Acá, podían salir nombres como Holanda, Inglaterra, Francia o Cristiano Ronaldo. Pero Hurst se apiadó de los belgas y sacó la bolilla de Rusia.

grupoh

Pasemos a analizar ahora el grupo y los rivales de Bélgica, para entender por qué decimos que Bélgica, como sucede con Argentina, arranca a jugar en octavos:

Primero, hay que detenerse en el grupo H en sí. De acuerdo con el fixture ya diagramado para el Mundial, Bélgica debutará el 17/06, a las 13 horas (horario local) en Belo Horizonte, contra Argelia. Belo Horizonte es una ciudad del sudeste de Brasil, que en el mes de junio registra una temperatura media de 20º, y está ubicada a 485 km de Sao Paulo, donde concentrarán los Diablos Rojos. Después, el 22/06 a las 13 horas, Bélgica enfrenta a Rusia en Río de Janeiro. Río está a tan sólo 335 km de distancia de Belo Horizonte, y a casi la misma distancia de Sao Paulo, una distancia mínima, teniendo en cuenta los más de 8 millones de km de superficie del territorio brasileño. El cierre del grupo es el 26/06 a las 17 horas, contra Corea, en Sao Paulo. En total, Bélgica tiene que recorrer 695 km, y jugará en todas ciudades del sudeste brasileño, donde la temperatura ronda los 20º. La única contra es que dos de los partidos los juega al mediodía, cuando el sol pega más fuerte. Para contrastar, tengamos en cuenta que Alemania, tiene que recorrer 1.654 km para jugar en Salvador, Fortaleza y Recife, todas ciudades del nordeste, donde la temperatura alcanza los 30º.

Ahora, repasemos cómo llegaron los rivales de Bélgica al Mundial, y el historial de los belgas enfrentando a estas selecciones:

Argelia:

Esta será la cuarta Copa del Mundo para la selección argelina, que participó en las de 1982, 1986 y 2010. Nunca ganó un partido. Sólo logró empatar contra Irlanda del Norte en el 86 y contra Inglaterra en 2010. En la clasificación para este mundial, ganó el grupo H, que compartía con Malí, Benín y Ruanda, con 5 triunfos y una derrota. Esto le valió enfrentarse a Burkina Faso para definir quién entraba al mundial, donde casi se lleva una sorpresa por parte de la selección dirigida por el belga Paul Put. El primer partido, jugado en Burkina, lo ganaron los locales por 3-2. Pero, Bougherra le dio el 1-0 a Argelia en el partido de vuelta, y se metieron en el Mundial gracias a los goles convertidos en condición de visitante.

bou

 

Argelia no cuenta con grandes jugadores, pero tiene un par de pibes talentosos jugando en clubes grandes de Europa. El más destacado es Sofiane Feghouli, volante de 23 años que llegó al Valencia en 2010, proveniente del Grenoble. También están Taider y Belfodil, que tienen ambos 21 años y se incorporaron los dos esta temporada al Inter. Después, hay jugadores que ya tienen trayectoria en las grandes ligas europeas, como los casos de Yebda, Lacen y Mesbah, los tres de 29 años.

El historial de Bélgica enfrentando a la selección argelina es positivo. Se cruzaron dos veces, ambas en partidos amistosos. El 15 de mayo de 2002 empataron 0-0 en Bruselas. Wilmots, Simons y Van Buyten jugaron ese día. El otro partido fue el 11 de febrero del año siguiente en Annaba. Ya sin Wilmots, Emile Mpenza por duplicado y Wesley Sonck anotaron los goles para Bélgica.

Rusia:

Al igual que Bélgica, Rusia vuelve al Mundial después de 12 años, cuando compartió el grupo H con los belgas en Corea-Japón, donde quedó afuera en primera ronda tras perder el último partido contra los Diablos Rojos. Como Rusia, participó también del Mundial de Estados Unidos 1994. Sus otras 7 participaciones fueron representando al la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

La clasificación a Brasil fue impecable. Rusia ganó el grupo F, que compartía con Portugal, Israel, Luxemburgo, Azerbaiyán e Irlanda del Norte, mandando al repechaje nada más y nada menos que a Cristiano Ronaldo.

Rusia no es un grande, eso está claro. Eso no quita que sea un buen equipo, dirigido por Fabio Capello desde julio de 2012. Los jugadores juegan casi en su totalidad en la liga rusa, lo cual es una ventaja porque facilita el trabajo, pero también demuestra que no tiene talentos que atraigan a los mejores equipos europeos. El jugador a seguir es Aleksandr Kokorin, delantero de 22 años que juega en el Dinamo Moscú.

Russia-s-Aleksei-Kozlov-left-a_54381268685_54115221154_600_396

Bélgica y Rusia se enfrentaron 3 veces, en las que los rusos no pudieron ganar nunca. El primer partido fue un amistoso en abril del 96, que terminó empatado en cero. Después, el mencionado cruce en el Mundial 2002, que Bélgica se llevó por 3-2 en un partidazo, con goles de Walem, Sonck y Wilmots. El último partido entre ambos fue un amistoso jugado en Rusia el 17 de noviembre de 2010, que Bélgica ganó 2-0 con los dos primeros goles de un Romelu Lukaku de 17 años en la selección mayor.

Corea del Sur:

Desde México 86, Corea del Sur jugó todos los Mundiales que se disputaron. Antes, sólo había participado en Suiza 1954. De estas ocho participaciones, seis veces quedó afuera en primera ronda. En Sudáfrica llegó a octavos de final, donde perdió 2-1 contra Uruguay. Lógicamente, su mejor participación fue en 2002, cuando organizó el Mundial junto con Japón. Ese año, Corea ganó su grupo, el cual compartía con Portugal, Estados Unidos y Polonia; eliminó a Italia en octavos, a España por penales en cuartos, y perdió 1-0 en las semifinales contra Alemania. Terminó cuarta, después de perder 3-2 contra Turquía en el partido por el tercer puesto.

Para llegar a Brasil, primero tuvo que ganar el grupo que compartió con Líbano, Kuwait y Emiratos Árabes. Después en la fase final, dividida en dos grupos de 5 equipos donde los primeros dos de cada grupo entran al mundial, Corea participó del grupo A, junto con Irán, Uzbekistán, Qatar y Líbano. Ese grupo lo ganó Irán, y Corea se clasificó segunda, con los mismos puntos que Uzbekistán, pero con un gol más de diferencia.

El goleador de Corea en las eliminatorias fue Park Chu-Young, jugador del Arsenal, máxima figura del equipo luego del retiro de Park Ji-Sung. Tal como sucede con la selección rusa, los coreanos juegan la gran mayoría en la liga doméstica.

123385345

Una vez más, el historial marca un claro favoritismo en favor de Bélgica. Se cruzaron por primera vez en la fase de grupos del Mundial de Italia 90, donde Bélgica ganó 2-0 con dos golazos de Degryse y De Wolf. Ocho años después, en Francia 98, volvieron a compartir grupo. Esta vez fue empate 1-1 en el cierre del grupo E, que significó la eliminación para ambos. El último cruce entre Bélgica y Corea fue al año siguiente, en un amistoso disputado en Seúl. Los belgas, dirigidos por Leekens, ganaron 2-1 con un doblete de Sandy Martens.

El camino parece estar allanado para Bélgica en la fase de grupos, tanto por el nivel de los rivales, contra quienes nunca perdió, como por los factores climatológicos y de viajes, por lo que el objetivo que se puso Wilmots, de alcanzar los octavos de final, parece más que accesible. Se perfila a Bélgica como una de las posibles sorpresas del Mundial, pero, paradójicamente, también sería una sorpresa que los belgas se vuelvan en primera ronda. En octavos de final, los clasificados del grupo H se cruzan con los del G, compuesto por Alemania, Ghana, Portugal y Estados Unidos. Ahí estará el verdadero desafío para Wilmots y compañía, ya que una mala tarde contra cualquiera de estas cuatro selecciones puede significar el pasaje de vuelta a casa.

Por Joaquín Mosquera (@joaquinmosquera)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s