Otra prueba aprobada con creces

2-0

Bélgica sigue superando pruebas. Ya el lunes había demostrado con la goleada ante Luxemburgo que el equipo está más unido que nunca, que la gente lo apoya, que hay recambio y que hay jugadores en un nivel altísimo. Hoy, ante Suecia, un rival más complicado, y jugando en condición de visitante, Bélgica acentuó lo demostrado en el Cristal Arena hace una semana, y dejó satisfecho a Marc Wilmots, quien dijo que “completamos exitosamente nuestro entrenamiento en Suecia, y conseguí exacatamente lo que quería; un buen internship”.

Más allá de la victoria por 2-0, el partido le sirvió a Wilmots para seguir despejando dudas y aclarando un poco más el panorama de cara al Mundial. Respecto al once inicial que jugó ante Luxuemburgo, y que es el titular -con la excepción de Mignolet-, el técnico belga realizó cuatro variantes. Courtois regresó al arco, algo importante para que vaya acoplándose nuevamente a jugar con una defensa que hacía casi tres meses que no lo hacía. En defensa, Vermaelen pasó a ocupar el lateral izquierdo y jugó Van Buyten de central. Con este cambio, Wilmots quería probar el plan B para Vertonghen y de paso ver cómo funciona la zaga Van Buyten-Kompany. En el medio tembién cambió una sola pieza; Dembele reemplazó a Fellaini, mientras que en ataque Mertens jugó en el lugar de Mirallas.

The Belgium national soccer team poses before international friendly soccer match against Sweden in Stockholm

Los cambios fueron fructíferos y sirvieron para probar que más allá de los nombres propios, Bélgica es un equipo. Pueden cambiar los intérpretes, pero la idea de juego es la misma, y los jugadores que entran rinden igual o mejor que los que salen.

A Vermaelen le costó acomodarse al lateral. En el primer tiempo se lo vio distraído y fuera de ritmo. Algo que ya se había notado contra Luxemburgo. En el segundo tiempo se acomodó y no pasó sobresaltos. Sin embargo, con Verminator ahí, Bélgica pierde la profundidad que le da Vertonghen por la banda. Por su parte, Van Buyten no tuvo mayores inconvenientes, sobre todo teniendo en cuenta que los suecos son jugadores muy físicos, y no tan ligeros, algo que facilita la tarea del experimentado defensor.

En el medio, Dembele aprovechó su oportunidad. Estuvo seguro en el traslado, dando buen destino a sus pases y sólido en la presión. Quizás le faltó pisar el área un poco más y elegir mejor en los metros finales, pero su actuación fue más que positiva.

Mertens también redondeó una buena performance, dejando abierta la duda de quién debe ocupar la banda derecha, si él o Mirallas. Desequilibrante como siempre, Dries generó mucho peligro por las bandas y fue clave en la presión para ahogar la salida de los suecos.

Belgium's Mertens fights for the ball with Sweden's Lustig during their international friendly soccer match in Stockholm

La clave

Lo que hay que destacar de este equipo es que cuando la columna vertebral está, el equipo juega bien. Si Tibu ocupa el arco, Kompany está al mando de la defensa, Witsel se adueña del mediocampo, De Bruyne maneja los hilos, y Lukaku está arriba para definir, el sistema funciona. Los demás jugadores se acoplan a la perfección porque esta estructura hace que el juego de Bélgica siga un patrón que ayuda a que todos sepan dónde encajar.

Hay que remarcar el partidazo de Kompany hoy, que está siempre firme en el fondo para enmendar las distracciones de sus compañeros, e incluso sus excesos de confianza en la salida que a veces lo llevan a regalar la pelota a los rivales, regalos que se encargar personalmente de recuperar. De Bruyne es el otro jugador fundamental y de desempeño superlativo. Kevin marca el tempo del juego. Bélgica juega a su ritmo. Lleva la pelota a dónde él quiere y se encarga de que los ataques belgas pesen siempre por sus pies. Llega en gran nivel a Brasil.

Belgium's players celebrate scoring a goal against Sweden during their international friendly soccer match in Stockholm

Contrastes

Bélgica es letal en el contragolpe. La transición de defensa a ataque es algo que Wilmots tiene muy trabajado y estos jugadores lo llevan a cabo casi a la perfección. En no más de cinco toques Bélgica transforma una jugada defensiva en un situación de riesgo para el arco rival. Los defensores salen jugando por abajo, en el medio se juega a un toque y los extremos pasan a toda velocidad atacando los espacios. Esta virtud es explotada muchas veces cuando Bélgica juega con el resultado a su favor. Ahí duerme el partido, a veces con posesión, otras cediendo la iniciativa al rival, y espera a que éste se desacomode para clavarle la estocada, como sucedió con el segundo gol ante Suecia.

No se puede decir lo mismo de la transición de ataque a defensa. La presión alta es fundamental en el esquema de Wilmots, y por eso tanto los volantes centrales como los extremos colaboran con Lukaku ahogando a la defensa rival. Pero cuando ésta logra romper esa primer línea de presión, a Bélgica le cuesta volver en bloque, y muchas veces queda partida, con mucha distancia entre líneas, dejando así vulnerables los laterales.

Lo que viene

El Balance es positivo, pero tampoco hay que sacar conclusiones apresuradas. Como siempre, estos partidos sirven para seguir trabajando, enfocados en el objetivo que es el el 17 de junio contra Argelia en Belo Horizonte. Pero antes, Bélgica enfrentará a Túnez el próximo sábado en Bruselas, en la despedida de los Diablos Rojos de su gente antes de emprender el gran viaje. Allí, Wilmots aprovechará para seguir probando y despejando dudas, para llegar de la mejor manera posible a la tan ansiada cita mundialista.

Por Joaquín Mosquera (@joaquinmosquera)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s