Por la clasificación

pasaje

Mañana a esta hora, la comunidad belga puede estar festejando que, después de 12 años, nuevamente jugará los octavos de final de un Mundial. Pero no nos adelantemos. Para eso, primero Bélgica tiene que ganarle a Rusia, un rival que no será para nada sencillo, sobre todo teniendo en cuenta lo que le costó al equipo de Wilmots el debut frente a Argelia.

Bélgica viene de superar una prueba más en su presentación en Brasil 2014, donde se encontró con un rival que se refugió y lo esperó compactando las líneas. Para peor, también se encontró con que, a los 25 minutos, ya estaba en desventaja por una infracción infantil de Vertonghen, que quizás con un árbitro menos riguroso podía pasar desapercibida, pero que fue un agarrón claro, el cual llevó a que Argelia se adelantara en el marcador, sin casi generar peligro al arco de Courtois, quien de hecho es hasta ahora el único arquero que jugó en este Mundial y todavía no realizó ninguna atajada; la única que le patearon a los tres palos fue adentro.

Algeria's Feghouli is fouled for a penalty by Belgium's Vertonghen during their 2014 World Cup Group H soccer match at the Mineirao stadium in Belo Horizonte

Sin embargo, pese a que el equipo por momentos dio muestras de nerviosismo por la situación, Wilmots no desesperó y, lo más importante, supo leer el partido y cambiar a tiempo. Llevó a De Bruyne al medio para que comande las ofensivas; colocó a Mertens en la banda para buscar desequilibrio; reemplazó a un desgastado Lukaku por Origi, con más movilidad y frescura para abrir espacios, y finalmente hizo entrar a Fellaini para que que acompañe al punta y llevar así mayor peso ofensivo al área rival con sus entradas por sorpresa. Los cambios le pagaron y Bélgica dio vuelta el partido con los goles de Fella y Dries, en jugadas gestadas por Eden y KDB.

Belgium's Marouane Fellaini and Dries Mertens celebrate after their 2014 World Cup Group H soccer match against Algeria at the Mineirao stadium in Belo Horizonte

El partido contra Rusia puede que no sea muy diferente del debut. Capello ha priorizado la solidez defensiva en su equipo, que se para con un esquema 4-3-3, similar al de Bélgica. De hecho, en la eliminatoria europea recibió tan sólo 5 goles -uno más  que Bélgica-, y relegó a Portugal al repechaje. Es muy probable que sean nuevamente los belgas los que dominen la pelota y será otra vez fundamental la paciencia para encontrar los huecos. Lo que puede beneficiar a los Diablos Rojos respecto del partido con Argelia es que Rusia lleva más jugadores al ataque, lo cual puede ser ideal para los contragolpes de los belgas, que son letales con espacios.

En cuanto a la alineación, lo más probable es que haya algún cambio respecto al once que paró Wilmots en el debut. La defensa seguiría igual, ya que que Kompany se entrenó con normalidad después de una molestia que lo tuvo a maltraer desde el partido contra Argelia, así que todo indica que mañana el Capi estará presente. La duda, nuevamente pasa por las dos inclusiones con las que sorprendió Wilmots en el estreno mundialista: Dembélé y Chadli. Es muy probable que los dos salgan del equipo titular. El tema es saber quién ingresa. Porque, como dijo Marc, todos tienen chances de jugar. Fellaini es quien corre con más ventaja para jugar en lugar de Dembélé. Aunque Wilmots no descartó recrear el otrora mediocampo del Standard Lieja: Witsel-Defour-Fellaini. En ese caso, De Bruyne permanecería en la derecha, posición en la que dejó más que conforme a Wilmots, aunque quedó claro que en el segundo tiempo, cuando jugó más de 10, fue cuando se vio lo mejor del Mago. Otra opción es que KDB juegue en el medio con Fellaini, y que entre Mertens por derecha desde el arranque. Pero también podría hacerlo Mirallas.

Belgium's Fellaini jokes before the team's training session at Maracana stadium in Rio de Janeiro

Las variantes son muchos, algo que indica la abundancia y la paridad que hay en el plantel. La sana competencia por puestos, ya que todos están en un altísimo nivel. De modo que habrá que esperar hasta horas antes del partido para conocer a los once diablos que saldrán a buscar la clasificación a octavos de final. Porque el triunfo ante Rusia coloca a Bélgica automáticamente en la siguiente ronda. Después de las eliminaciones de equipos como España e Inglaterra, lo que le costó a Brasil el partido ante el humilde seleccionado mexicano, o a Holanda frente a Australia,  la impotencia de Italia ante los más humildes aún ticos, el paupérrimo desempeño de Argentina ante Irán y el empate de Alemania ante Ghana de hoy, queda claro que ningún partido será fácil para Bélgica.

El domingo, desde las 13 horas (horario local), esta selección de Bélgica buscará superar una prueba más cuando se enfrente por el Grupo H de Brasil 2014 a Rusia en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro, a donde sueñan con volver el 13 de julio.

Cabe recordar que Bélgica y Rusia se enfrentaron 3 veces, en las que los rusos no pudieron ganar nunca. El primer partido fue un amistoso en abril del 96, que terminó empatado en cero. Después, se vieron las caras en la fase de grupos del Mundial de Corea-Japón 2002, en el que Bélgica se impuso por 3-2 en un partidazo, con goles de Walem, Sonck y Wilmots.

El antecedente más reciente entre ambos fue un amistoso jugado en Rusia el 17 de noviembre de 2010, que Bélgica ganó 2-0 con los dos primeros goles de un Romelu Lukaku de 17 años en la selección mayor. Esperemos que Romeo pueda repetir mañana.

Por Joaquín Mosquera (@joaquinmosquera)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s