Retomó por donde dejó

witsel-golon

Bélgica jugó ayer su primer partido después de Brasil 2014 y demostró que este equipo todavía está en crecimiento. El estadio Maurice Dufrasne fue el escenario no sólo del debut de la versión post-Mundial de los Diablos Rojos, sino también de la nueva vestimenta que hizo Adidas a las apuradas para el equipo, tras firmar contrato con Bélgica luego de que el vínculo con Burrda venciera al finalizar la Copa del Mundo.

Además, el estadio del Standard Lieja sirvió para homenajear a dos históricos que no estarán más, Daniel Van Buyten, que se retiró del fútbol profesional después de jugar en gran nivel durante todo el Mundial, y Timmy Simons, el veterano mediocampista del Brujas que quedó afuera de Brasil 2014 debido al alto nivel de los jóvenes talentos que no paran de emerger en Bélgica, y ya no volverá a vestir la camiseta de la selección. Ambos fueron reconocidos en el campo de juego antes del comienzo del partido entre Bélgica y Australia.

big-dan

Pero pasemos al  desarrollo del partido en sí, que dejó varias puntas para analizar. Recordemos que Wilmots tuvo algunas bajas por lesiones, como las de Vermaelen, Fellaini, Hazard y Lukaku. Por eso, ayer formó con Courtios en el arco; la clásica línea de 4 en el fondo con Alderweirled por derecha, Vertonghen por izquierda y Kompany y Lombaerts de centrales. En el medio, Defour jugó de Witsel y Witsel de Fellaini, ¿qué quiere decir esto? Que Defour se paró de 5, por delante de la línea defensiva, para ser la salida del equipo, función que desempeñó el de Zenit durante el Mundial, quien ayer jugó un poco más adelantado, con más libertad. El tridente del medio lo completó De Bruyne, jugando libre, de 10. Los tres de arriba fueron Mertens, Mirallas y Origi. Aquí Wilmots implementó una interesante variante táctica, ya que salvo por Dries, que jugó bien abierto por izquierda, los otros dos se movieron por todo el frente de ataque, intercambiando posiciones. En principio, Mirallas arrancó por derecha y Origi de 9, pero Divock se recostaba constantemente por derecha (como hace Lukaku también cuando juega ahí), y Mirallas entraba a ocupar la posición de delantero centro, algo que a veces hace también en Everton, justamente con Rom.

11-vs-aus

Pese a que a estos partidos entre selecciones durante las fechas FIFA en las que no hay competencia, puntos ni trofeos en juego, se los suele llamar “amistosos”, este partido tuvo poco de amistoso, sobre todo en el primer tiempo. Los dos equipos salieron a jugar en serio, buscando ganar, metiendo la pierna fuerte; arriesgando. Ambos retomaron por dónde dejaron; el ritmo del primer tiempo fue digno de un partido del Mundial.

Bélgica se adueño rápidamente de la pelota y el control del juego. Imponiendo condiciones y obligando a Australia a apostar al contragolpe. El mediocampo es fundamental en este equipo y ayer estuvo lúcido. Witsel y De Bruyne ya demostraron su nivel en Brasil 2014 y ayer no fue la excepción. El que sorprendió fue Defour, por quien Wilmots se la jugó para este partido, luego de la mala experiencia en el Mundial, donde jugó un tiempo contra Corea y dejó al equipo con 10 por una expulsión tonta. Como buen termo que es, se ve que Defour creció a partir de la reprobación del público, que lo silbó desde el minuto 1. No nos olvidemos que Defour era muy querido en Lieja, donde jugó durante 5 años, ganando todo. Los hinchas lo amaban, pero ahora lo ven con un traidor, ya que firmó con Anderlecht. Sin embargo, Steven tuvo una tarea impecable. no sólo le dio salida clara siempre al equipo, sino que fue muy importante en la presión alta que pretende Wilmots para recuperar rápido la pelota. De hecho, el primer gol llegó gracias a un balón que, luego de haber perdido él mismo,  recupera y lleva hasta el fondo.  Por eso, los silbidos que bajaron desde las gradas desde el principio, terminaron siendo opacados por aplausos cuando dejó la cancha a los 63′ para el ingreso de Nainggolan.

defour-wilmots

Bélgica lastimó desde el arranque. A los 12′, una buena contra comandada desde la banda derecha por Origi (que hizo un partidazo, confirmando lo demostrado en el Mundial), y que terminó con un remate de Mertens el cual tapó Ryan, arquero del Brujas. Un aviso de lo que estaba por venir. Porque ocho minutos más tarde, como mencionaba antes, Defour recuperó una pelota en la derecha, llegó hasta el fondo, encontró a De Bruyne en la medialuna, quien sacó un gran zurdazo que se estrelló en travesaño, pero el rebote le quedó a Mirallas, cuyo remate se desvió y le quedó la pelota servida a Mertens para marcar el 1-0 con una definición defectuosa, que picó y le pasó por encima al arquero.

dries

Dries hizo un buen partido. Bien abierto por izquierda, fue opción constante de descarga. Aunque el juego se desarrollara por la derecha, él siempre estaba ahí para abrir la cancha. Punzante como siempre, el único reproche que le puedo hacer es la terminación de las jugadas. No es que las haya concluido mal, pero varias veces agachó la cabeza y buscó el arco cuando tenía opciones claras de pase con compañeros mejor ubicados.  Origi, como ya lo mencionamos, también anduvo en gran nivel, aguantando todo y girando con facilidad para quedar con la cancha de frente, pero el mejor de adelante fue Mirallas. Kevin maduró mucho en este último año y cada vez es más consciente de su potencial. Ayer jugó con mucha libertad, moviéndose por todo el frente de ataque, y eso es lo que mejor hace, porque no le da referencias a los contrarios, a quiénes vuelve locos con sus gambetas. Tiene facilidad para moverse por los dos costados, pero también ocupa muy bien el espacio que deja el 9 cuando sale a las bandas. Además, nos regaló este hermoso caño.

En el fondo, hubo un gran partido de Toby, flamante refuerzo de Southampton, que estuvo muy firme en la marca y pasó con criterio al ataque. Bajó un poco el rendimiento en el segundo tiempo, donde dejó ver su peor característica, el desorden. Lombaerts fue otro que casi no tuvo fallas, sólido en el fondo, fue lo mejor de  una defensa que casi no pasó sobresaltos. Lo raro fue que, el más flojo de la defensa fue Kompany. Eso no significa que haya jugado mal, pero estuvo impreciso por momentos y no mostró la solvencia que lo caracteriza. De todos modos, el nivel del Kapy crece acorde a la envergadura del partido, y encima nos regaló este pase antológico.

Encima, la única vez que Australia inquietó el fondo belga, apareció Thibu para despejar el peligro.

En el segundo tiempo, el ritmo del partido cayó un poco, Bélgica perdió un poco la pelota y cedió terreno a los Socceroos. Especialmente en el arranque, porque después, los de Wilmots se fueron a acomodando de a poco nuevamente en la cancha, intentando la presión alta que caracteriza a este equipo. Destaco esto porque es una de las búsquedas primordiales del dt. Quiere que el equipo recupere rápido la pelota cuando la pierde, o al menos lo intente, para que no se haga necesario replegar líneas. Aquí un claro ejemplo de cómo Bélgica ahogó la salida de Australia.

Justamente, el segundo gol también llegó por intermedio de la presión, ya que Origi durmió a Brillante de atrás cuando este intentaba salir jugando, le quitó la pelota y volvió a poner a Bélgica en posición de ataque. La jugada progresó por izquierda, de manera inversamente proporcional al primer gol, que había sido un desborde por derecha, esta vez Chadli rompió por izquierda y encontró a Witsel en el borde del área, que controló con derecha y sacó un potente zurdazo de sobrepique para el 2-0 definitivo.

witsel-festejo

Hubo tiempo para que Wilmots probara algunas variantes, pero el 2-0 sentenció por completo un partido que ya estaba en su fase descendiente. Bélgica superó con autoridad a un rival menor, que no por eso lo desacredita como un digno oponente para esta clase de partidos. Como nos tiene acostumbrados en los amistosos, Marc aprovechó para probar cosas, pero dejó en evidencia que Bélgica quiere seguir por el mismo camino, profundizando en algunos aspectos en particular, como el de la presión, que quedó claro ayer. Las transiciones rápidas, el juego por las bandas, la tenencia en mitad de cancha para “dormir” al rival, son algunas de las características de juego que viene demostrando hace rato este equipo, y lo seguirá haciendo. Como ya lo hemos anticipado, no se crean que lo mejor de Bélgica se vio en el Mundial. Este equipo tiene mucho más para dar, y quiere demostrarlo en la Eurocopa de Francia 2016.

Mencionada la Euro, vale aclarar que Bélgica no jugará esta primera fecha de la clasificación, que se juega entre domingo y martes, ya que debía visitar a Israel, pero el partido fue postergado por los conflictos bélicos.

Por Joaquín Mosquera (@joaquinmosquera)

Anuncios

Un comentario en “Retomó por donde dejó

  1. Pingback: El primer escollo | waffles para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s