Puntito inteligente

bosbel

“Si nos llevamos los 3 puntos de Zenica será genial, pero si nos quedamos con un punto no está nada mal”, anticipaba Marc Wilmots el sábado, tras la goleada por 6-0 sobre Andorra. Y fue empate nomás. Bélgica igualó 1-1 ante Bosnia y Herzegovina en el estadio Bilino Polje, en Zenica. Los Diablos Rojos lograron sumar en lo que, en los papeles, es el partido más difícil de la zona, ya que se enfrentaron al cabeza de serie del grupo en condición de visitante.

Los bosnios no llegaban  bien, después de la decepción de quedar afuera en primera ronda en el Mundial, y de comenzar la clasificación a la Eurocopa con una derrota como local ante Chipre y un empate frente a Gales. Sin embargo, eso es un arma de doble filo. Las críticas que cayeron sobre el técnico Susic lo presionaron para cambiar la imagen del equipo, por lo que tenía que salir a buscar los tres puntos ante Bélgica y demostrar algo más. Encima, no se puede subestimar a un equipo que cuenta con jugadores de la calidad de Pjanic y Dzeko, por nombrar solo a los dos más conocidos. A pesar de que no lograron el triunfo, los bonios dejaron una buena impresión y por momentos le impusieron condiciones a los belgas. Le disputaron el control de la pelota y llevaron a sus rivales a jugar incómodos, gracias a la enorme tarea de Besic y Medunjanin en la contención y la astucia de Pjanic, Susic, Ibisevic y Dzeko para aprovechar los espacios que quedaban en las bandas y a espaldas de los volantes rivales. complicando bastante a una Bélgica que volvió a tener en Courtois y Kompany dos piezas fundamentales para evitar la derrota. El arquero con un atajada fenomenal ante un cabezazo de Dzeko y el capitán con una salvada crucial luego de que Pjanic eludiera a Thibu.

PHOTONEWS_10495997-051

Heroico.

Pero pasemos a lo que nos importa realmente, Bélgica. Wilmots dispuso solo dos cambios respecto a los once que golearon a Andorra: ingresaron Hazard y Lukaku, y salieron Mertens y Chadli, que habían sido lo más flojo del equipo en Bruselas; encima Nacer arrastraba molestias físicas. Interesante la propuesta del técnico del doble 9, aunque desde el esquema táctico no fuera tal cosa, ya que el dibujo no se modificó; Hazard se abrió a la izquierda ocupando el lugar de Mertens y Origi se recostó por el costado derecho, donde lo había hecho el de los Spurs ante Andorra. Lukaku jugó de punta.

Sin embargo, el experimento no funcionó. Con decir que Lukaku está en un nivel bajo respecto a lo que puede dar no estamos marcando ninguna novedad, y hoy no fue la excepción. No creo que califique de malo el desempeño del toffee, pero se tuvo que dedicar más a luchar con los centrales que a jugar, y pocas veces salió del área para combinar con sus compañeros. Lo intentó hacer un par de veces con Hazard por izquierda, pero no prosperó. Con Origi no se encontraron. Y encima Divock tampoco se halló en el costado. Le llegó poco la pelota y cuando recibió lo hizo muy aislado, evitando así la posibilidad de generar sociedades como lo había hecho con De Bruyne el viernes. Además, el del Lille no está acostumbrado a hacer la tarea de ida y vuelta que hacen los extremos en Bélgica, y Toby sintió esto. Quedaba muy solo, teniendo que lidiar con las embestidas de Susic y las proyecciones de Lulic.

dolbe0

No hubo química entre los delanteros.

El retroceso fue una de las grandes falencias del equipo durante gran parte del partido. A pesar de que la tarea de Defour en la contención reemplazando a Witsel fue correcta, la presión de De Bruyne y Nainggolan en campo rival falló, y los obligó a tener que replegarse seguido, siendo este un problema cuando por los costados juegan jugadores como Origi y Hazard que no sienten la tarea defensiva. El equipo quedaba partido, defendiendo muy atrás, y por momentos de manera desordenada. La recuperación rápida de la pelota que había funcionado tan bien contra Andorra hoy no existió. En parte se debió también a que Bélgica la perdía rápido. La imprecisión de De Bruyne y Nainggolan, sumado al poco aporte de Origi y Lukaku llevaron a que al equipo le costara la transición de defensa a ataque. De hecho, el gol de Bosnia, que cayó a los 28′, fue producto de un contragolpe en el que la defensa belga quedó desordenada, con Kompany teniendo que salir a cubrir a la derecha, Toby cerrando en el área y Dzeko entando por atrás sin marca luego de que Ibisevic arrastrara a Lombaerts al primer palo. Con 5 belgas en el área y 3 bosnios alcanzó para que el del Manchester City adelantara a los locales, que aguantaron la ventaja hasta el descanso.

Hay que hacer una mención especial para el primer tiempo que jugó Hazard. De lo mejor que le vimos con la camiseta roja. El 10, recostado sobre la izquierda, se adueñó de los ataques del equipo, pidió todas y no perdió ninguna. Fue por lejos el jugador más activo del equipo durante el primer tiempo y el que más peligro generó. Dos desbordes por izquierda, uno que terminó en centro para Origi que casi convierte de taco y otro en el que enganchó y remató fueron las mejores jugadas del equipo durante esa primera mitad. Una lástima que se haya desdibujado en el segundo tiempo, donde cada vez fue participando menos y no terminó de encontrar su posición con la entrada de Mertens a los 57′, que fue a ocupar su lugar por la izquierda, dándole más libertad a Eden. Podemos verlo claramente en este resumen con sus mejores intervenciones; de los 5′ que dura, casi 4 son con acciones del primer tiempo.

En el segundo tiempo, Bélgica reaccionó rápido, ya que a los 6′ Nainggolan cruzó una pelota muy bien para Alderweireld que había aprovechado que Origi estaba cerrado y ocupó el lugar de extremo; Toby controló, aguantó y la jugó al medio para la entrada del Ninja que sacó un remate rasante a la carrera y con la ayuda de Begovic marcó su segundo gol con la selección (le habia anotado a Costa de Marfil en un amistoso en marzo). De todos modos, los bosnios no le pueden caer a su arquero, ya que hizo todo bien, menos la del gol. Con atajadas poco ortodoxas salvó a su equipo en un par de ocasiones. Porque, aunque hayamos marcado las falencias que tuvo Bélgica en el partido, eso tampoco fue impedimento para llevar peligro en cuotas al área rival. Generó incluso más ocasiones que su rival, pero estuvo impreciso. Wilmots lo explicó a la perfección después del partido, cuando dijo que “en el segundo tiempo tuvimos tres o cuatro chances para liquidarlo, pero lamentablemente no las jugamos bien. Elegimos el pase equivocado al hombre equivocado”.

Dries

Dries no entró bien esta vez.

Bélgica volvió a sufrir la falta de cohesión defensiva y de juego asociado, algo que ya la ha sucedido en el pasado. Muchas veces, Wilmots lo ha logrado paliar con los cambios, pero hoy ni eso funcionó. El primero en ingresar fue Mertens, el Súper Suplente, que reemplazó a Lukaku a los 57′, pero su ingreso fue contraproducente. Perdió todas las pelotas que tocó, eligió siempre mal y no pudo terminar ni una jugada bien. Para el olvido la actuación de Dries, que venía de convertir un doblete contra Bosnia, aunque tampoco había tenido una buena tarde, a excepción de los goles, claro. El segundo cambio cayó tarde; Fellaini reemplazó a Defour recién a los 78′, cuando el empate ya parecía clavado. Quizás fue porque Nainggolan, que era el candidato para dejarle su lugar al del afro, levantó después del gol, y el otro que estaba para salir por su floja tarde, De Bruyne, es de esos que por más que no este en un gran día hay que mantenerlo en la cancha porque en el cualquier momento puede inventar algo, como la asistencia que le dio en el primer tiempo a Lukaku, que definió cruzado pero salvó Begovic. Por eso Wilmots tardó en mandar a la cancha a Fella, que volvió a pararse como contención, ocupando el lugar de Defour, quien tuvo un correcto partido, pero ya no tenía nada más para dar. De todos modos, poco cambió la entrada del del United. El tercer cambio esta vez quedó pendiente. Nos quedamos con ganas de ver a Januzaj en esta doble fecha, a quien últimamente solo lo vemos en el equipo Sub 20 del Manchester, donde no para de meter goles por cierto.

Con una actuación deslucida, frente a un rival fuerte y en una cancha difícil, Bélgica pudo haberse llevado de todos modos los tres puntos, aunque también se pudo haber quedado con las manos vacías, por lo que la igualdad está bien, y el punto le sirve a los Diablos Rojos pensando a futuro. Un partido que dejará mucha tela para cortar al cuerpo técnico que encabeza Wilmots. Pese encontrarse con un rival que presionó en todos los sectores de la cancha, Bélgica logró generar varias situaciones de gol, y cerró su comienzo en el camino hacia Francia 2016 con 4 de 6; nada mal.

grupob

Así están las posciones en el Grupo B.

Ahora, nos volveremos a reencontrar en noviembre, cuando Wilmots anuncie una nueva convocatoria para enfrentar a Islandia el 12 en un amistoso y a Gales el 16, por la cuarta fecha del Grupo B de los Clasificatorios para la Eurocopa.

 

PD: Destacamos de esta doble fecha FIFA el regreso de Radja Nainggolan a la selección, que fue titular por primera vez ante Andorra y lo hizo en gran nivel, por lo que repitió ante Bosnia, donde fue de menor a mayor, marcando un gol clave para sumar fuera de casa. Uno que volvió para quedarse.

wilmo-ninja

Hicieron las paces.

Por Joaquín Mosquera (@joaquinmosquera)

Anuncios

Un comentario en “Puntito inteligente

  1. Pingback: Sin margen | waffles para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s